Follow by Email

Google+ Followers

viernes, 29 de mayo de 2015

Génesis

1  En el principio fue Yiv.
2 La Tierra no existía todavía, y el espíritu de Yiv se mecía en un columpio sobre el vacío infinito del universo.
3 Y dijo Yiv: canten los espíritus menores para conformar al universo. Y se hizo la luz junto con la oscuridad.
4 Y vio Yiv que la luz y la oscuridad eran relativas. Y que en apariencia estaban separadas.
5 Y llamó Yiv a la luz blanca y a las tinieblas negro. Y le parecieron buenos colores para comenzar la creación.
6 Luego dijo Yiv: Haya expansión entre los átomos densamente compactados entre sí.
7 E hizo Yiv la expansión, y por primera vez se hizo el universo.
8 Y llamó Yiv a la expansión universo. Y fue la tarde y la mañana el día segundo.
9 Dijo también Yiv: Júntense las partículas dispersas y conformen planetas, soles y satélites.
10 Y llamó Yiv a los soles estrellas y a los planetas mundos.
11 Después dijo Yiv:  enfríese la Tierra y libérese a la atmósfera el agua contenida dentro de su seno y crezcan las primeras formas de vida.
12 Se enfrió, pues, la Tierra y se formaron los aminoácidos esenciales para la vida.
13 Y fue la tarde y la mañana el día tercero.
14 Dijo luego Yiv: rote la tierra en torno al sol y que de la apariencia de que el sol y la luna giran en torno a ella como indicador del tiempo.
15 Y el sol alumbre y la luna reflecte la luz del sol. Y fue así.
16 Y le sonrió Yiv a los dos astros que posibilitarían la vida en la tierra: el sol y la luna.
17 Y les dio orden de mantener su distancia respecto a la Tierra.
18 Y para influir en la fotosíntesis y en las mareas.
19 Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.
20 Dijo Yiv: Produzcan las aguas seres vivientes, y fueron los coacervados, estromatolitos y demás criaturas monocelulares.
21 Y creó Yiv los grandes animales marinos sin mandíbula.  Todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género. Y vio Yiv que era relativo.
22 Y Yiv los bendijo, diciendo: evolucionad como lo hacéis, apegándose a los criterios de la selección natural.
23 Y fue la tarde y la mañana el día quinto.
24 Luego dijo Yiv: Produzca la deriva genética seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así.
25 Y miró Yiv cómo evolucionaban las criaturas bajo las normas dadas según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Yiv que era relativo.
26 Entonces dijo Yiv: Hagamos al hombre, conforme a similitud de los demás primates; y que viva en armonía (por ahora) con los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
27 Y creó Yiv al hombre a semejanza de un simio errante hijo de la naturaleza y la cultura; varón y hembra los creó. Hombre y mujer terminaron siendo.
28 Y los bendijo Yiv, y les dijo: Sed hijos de vuestra libertad; moderad vuestra reproducción, y respetad la Tierra y sus seres, que no son esclavos vuestros, sino compañeros de vida. Ved un espejo de vosotros mismos  en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.
29 Y dijo Yiv: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. Pero también se las he dado a las demás criaturas, y ustedes no tienen ninguna clase de privilegios respecto a ellas, salvo la razón humana.
30 Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer, no para divertirse asesinándolas. Y fue así.
31 Y vio Yiv todo lo que había hecho, y he aquí que era relativo en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.
2  Fueron, pues, acabados el universo y la tierra, y todo el ejército de ellos.
2 Y acabó Yiv en el día séptimo la obra que hizo; y no reposó, sino que miró con detenimiento el desarrollo de los hechos. Tomó notas.
3 Y bendijo Yiv al día séptimo, y lo santificó, porque en él pudo contemplar la magnificencia de su creación sin detenerse a fijar más leyes físicas y químicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario