Follow by Email

Google+ Followers

lunes, 21 de octubre de 2013

Verdadero motivo

¿Por qué me enamoré de ti muchacha?
no fueron tus facciones ni alegrías,
tampoco tu mirar: fulgente hacha
que corta de raíz mis cobardías.

Tampoco concha nácar de tus dientes,
tus ojos que son más clarividentes,
tu voz que a ruiseñores aventaja,
tus manos que recogen mi migaja.

Vamos a ser sinceros niña mía,
me enamoré de ti tan simplemente
porque creí que mi dolor te hería,

porque olvidé mi soledad patente,
al pensar que mi dolor lo comprendía
tu alma de bondad pura y silente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario