Follow by Email

Google+ Followers

martes, 1 de octubre de 2013

Respuesta a un fanático

El Universo es para el Hombre, no El Hombre para el Universo

"Nunca se ha producido “artificialmente” ningún ser vivo, ni siquiera un virus, el más sencillo de los seres vivos. Todos los seres vivos que conocemos proceden de otros seres vivos, a través de una larguísima cadena cuyo origen desconoce la ciencia experimental."

http://parroquiaicm.wordpress.com/2013/09/18/el-universo-es-para-el-hombre-no-el-hombre-para-el-universo/comment-page-1/#comment-19601

Mi respuesta a dicho artículo.

Cuando afirmas que un virus es un ser viviente de plano demuestras ignorancia respecto a hechos científicos fundamentales. Esto no pasa de ser un panfleto cristiano etnocéntrico que peca de arrogante al creer que el punto de vista cristiano es el único verdadero. Otras culturas interpretan al mundo desde otras perspectivas. Ustedes no han superado el antropocentrismo. El universo no tiene una función en sí. Ustedes son los que le asignan un significado que no tiene.

Otra de las estupideces más recalcitrantes es asumir que hay un ser inmaterial con sabiduría infinita. Si bien el conocimiento es vastísimo, demasiado para ser abarcado por cualquier inteligencia conocida, es limitado. No podemos hablar de un conocimiento infinito, mas sí podemos hablar de un conocimiento muy inmenso.

Con estas hipótesis del espíritu van de la mano con ideas que nada tienen que ver en fundamentos de la física. Todo en el universo es materia, energía, tiempo... todo es relativamente medible y cuantificable. Su idea del espíritu humano es sólo un producto histórico del pensamiento humano.

Por otro lado quienes deberían dejar de molestar con sus supuestas verdades a las teorías científicas son ustedes. Darwin formuló teorías. Ustedes sólo tienen hipótesis mal fundamentadas.
La Iglesia siempre ha estado en contra de aquellas ideas que minen su autoridad. ¿Acaso no saben que Constantino eligió los evangelios que le parecían más convenientes a su visión política? La Biblia es un instrumento de dominación. Los estúpidos, que no tienen una conciencia crítica, muerden el anzuelo y creen todo cuanto dice dicho libro, presumiendo que es verdad por provenir de una autoridad, que ni siquiera es tal, pues es una entidad imaginaria llamada Dios.

Estoy convencido de los nefastos efectos del Cristianismo en el mundo. Ya Nietzsche vislumbraba que era una moral de débiles. Yo no coincido con toda su filosofía, pero asumo el hecho de que es un insulto a la inteligencia rendir culto a las más perniciosas creaciones humanas: las religiones. Si no me arrodillaría ante el arte de los grandes maestros porque sé que los maestros son artífices de dicho arte y son más valiosos que el mismo, mucho menos ante estos esperpentos creados por una Iglesia sedienta de poder que, con fines económicos, políticos, que poco tienen que ver con una moral en el sentido amplio del término, crean para sus propios intereses: crear una masa temerosa que alimente ese negocio llamado pecado.

La Iglesia tiene paralelismos con lo pornográfico en su representación gore de la crucifixión de Cristo. Esto es pura propaganda surgida de la contrarreforma. La Iglesia es una ramera con disfraz de santa que abusa a los niños y que, por otro lado, está en contra del matrimonio homosexual; y nos da sus razones, que no pasan de ser meras opiniones contestatarias ante una sociedad que despierta del sueño cocainómano de los Salves y los Credos. Desafortunadamente, la televisión y los medios masivos difunden un modelo de vida mediocre y hacen una apología del entretenimiento infantilizante (los niños inteligentes no verían eso) Ahora le quitan el papel protagónico de enajenar a las masas. E igual hacen uso de recursos que muy a menudo apelan al sexo y a la violencia extrema para llamar la atención del televidente. Dirá la Iglesia que ella está en contra de todo esto. No podemos creerle. Si bien la Iglesia es más sutil que la televisión en el uso de la violencia extrema como un recurso, no es menos perversa que estos medios en cuanto a su utilización: conseguir, en este caso, no televidentes, sino fieles pasivos que se mantengan atentos a todo cuanto el padre les diga, que se mantengan acríticos con ese libro ignominioso llamado Biblia, un lastre para la humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario