Follow by Email

Google+ Followers

martes, 12 de junio de 2012

Poema al lugar común




Poema al lugar común

Vamos, amor perro, al lugar común, a amonestar a esos versos gilipollas, que merecen garrotazos debajo de su lengua meliflua, donde chulerías se pudren en los sesos de las chavitas que no abren los periódicos y ven telenovelas, y  el mundo creen bajo sus plantas hecho a la manera de las VANIDADES y demás des-construcciones y revistas del corazón.

Un bisturí preciso en el momento, para cortar las carótidas prediseñadas de la ordinaria poesía, para que el sebo mane inmundo de su laxo cuerpo. ¡La epinefrina te despolarizará! Enfermera: páseme la jeringa, el yodo y el bisturí-lengua de un antipoeta. Es una operación Molto riesgosa.

Miro al cliché gemir (en si bemol) como un porcino que se sabe futura panceta y será comido junto a lentejas con chorizo en mi desayuno de aniversario. Le haremos entender al esquizoide que hay una realidad allá afuera, y no puede quedarse mirando como bobo boquiabierto  la abierta ventana de los amorcitos y las manitas sudadas, mi amor.

Reforma laboral urge, un recorte a los salarios de las clases ricas. Pero los Slim y sus enanitos, los Francos y sus franquitos se ponen en la trinchera tomados de la manita de la iglesia, cabrona reclutadora de pederastas, de las televisoras y farándula.  Los titiriteros de este mundo, los Maledictos XVI y los Gadafis  a su gusto maquillan las palabras y censuran a siniestra y diestra  las estadísticas y organigramas, que rinden sus manitas gatunas al ceño fruncido del poder. Parece que todo es Foxilandia. ¿Es que acaso mienten las cifras macroeconómicas?

Al fondo de un tugurio la poesía, con las patas de una mosca besucona hiriéndole el labio con un ébola.  Olvidada se sabe por los medios y la Historia Oficial que no encuentra sus caretas de siempre en el buró de los intelectuales comprados y de los “buenos” que les vale madre la situación de nuestros ancianos y los recortes a la educación.

En un Friday más náufrago que Viernes, Rebecca Black observa su imagen con copete y cree que va a hacer un trabajo fantástico. Y Sicilia la besa en la mejilla. Va en un palanquín que sostienen los escarabajos de la mediocridad popera y los recursos monetarios, y la poesía entra en síncope y necesitaría un marcapasos para su frecuencia restablecer, y no morir ante Nuestra Señora de Banalupe. Bieber lanzará sus gorgoritos, sus obras completas, y Vivaldi y Mozart, los sin sepultura, de los hombres más santos que ha dado el mundo, tasarán una sola partitura brotada de sus mentes como más densa y humana que las discografías de las celebrities, que al fin y a cabo son (como decían las abuelitas) pura pintura, azúcar y aire, cual rosas algodones de la feria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario